Al igual que con los sueños en los que aparecen parques de atracciones, las norias simbolizan un anhelo de disfrutar, de pasarlo bien, de olvidarse por un tiempo de las responsabilidades de tu día a día.

Por otro lado, su continuo giro siempre idéntico también se interpreta cómo la rutina, el hecho de estar haciendo cada día lo mismo. Sientes que algo en tu vida es demasiado monótono y te gustaría cambiarlo.

Es frecuente que los soñadores que ven norias tengan ganas de vivir algún tipo de aventura, algo que salga de lo cotidiano y los haga sentir más libres.

En la mayoría de ocasiones, la noria no tiene un papel protagonista en el sueño, únicamente es un elemento más dentro de todo el entorno, de la acción.

Si te encuentras subido en una noria con tu novia, amante o la persona que te gusta, significa que deseas más momentos de soledad con el o ella, más intimidad. No se trata de sueños premonitorios que te indiquen si tu relación con esa persona tiene futuro, únicamente habla de deseos.

Intenta evadirte un poco más, dejar algo de lado las responsabilidades y de vez en cuando desconectar. Sabes que no es bueno estar 24 horas al día pensando en problemas y en trabajo. De vez en cuando hay que descansar la mente antes de continuar adelante.

Aunque es muy poco común, en algún caso, encontrarte en una noria también puede significar que, por mucho que haces, nunca consigues tus objetivos, te da la sensación de que no avanzas, de que no progresas.

Has soñado con una noria y quieres saber su significado? Deja un comentario con todo lo que recuerdes y te daremos una interpretación.