Aunque se trata de animales prácticamente idénticos. Si consigues diferenciarlos en sueños, su significado es completamente diferente para cada uno de ellos.

Soñar con ranas:

Se asocia con cambios en tu vida. No tiene por qué ser algo negativo. Puede tratarse de una renovación personal, una transformación drástica o algo inesperado que se aproxima. 
Si las ranas de tu sueño están saltando, significa que estás actuando de manera inmadura, irresponsable. Esto podría traerte consecuencias negativas. Debes ser más adulto. En caso de que las ranas salten hacia una dirección concreta, el sueño simboliza tu camino hacia esa meta que te has propuesto. De lo que hagan las ranas dependerán tus posibilidades de éxito y capacidad para lograrlo.
Si no ves a las ranas pero consigues escucharlas, significa que no has conseguido ese objetivo del que hablábamos, o bien es un presagio de que no va a suceder lo que deseabas.
No es un buen sueño si te comes a las ranas. Es indiferente que estén o no cocinadas. Significa que pasarás un mal rato, un apuro o complicación. Para salir del paso tendrás que hacer algo que no te gusta.
Si cazas una rana, la capturas, significa que estás haciendo algo que podría ser malo para tu salud. Debes dejarlo.
En algunos casos las ranas también pueden simbolizar la fertilidad o incluso la suciedad del ser.

Soñar con sapos:

La interpretación de éste animal en sueños es la de que el soñador intenta ocultar una parte de su persona a los demás. Estás ocultando algo que no quieres que se sepa. Si matas al sapo de tu sueño significa que vas a tomar una decisión equivocada. Piensa bien lo que haces antes de actuar.

Has soñado con sapos o ranas y quieres conocer su significado? Cuéntanos todo lo que recuerdes y te ayudaremos.