Normalmente, se asocian los sueños relacionados con diluvios o tormentas con grandes adversidades, catástrofes o otros muchos efectos negativos. La tormenta también representa los temores no expresados o emociones que tenemos en nuestro interior aunque no solemos exteriorizar, como la ira, la rabia o la confusión, entre otros.

En cambio, la lluvia es un símbolo positivo cuando aparece en sueños, lo que indica que el soñador ha encontrado una solución a un determinado problema. Hay que diferenciar lluvia (suave) de tormenta ya que el significado puede ser totalmente diferente.

Refugiarse durante una tormenta significa que acabarás olvidando esos problemas que tanto te preocupan en la actualidad posiblemente porque consigas solucionarlos. Cuando la tormenta no aparece cómo algo devastador, sinó cómo algo bonito de ver, hace referencia a encontrar soluciones a problemas tan grandes cómo la cantidad de agua que vemos caer. Cuanto mayor es la tormenta, más grande será el problema del que podrás salir airoso. En caso de que la tormenta destruya algo que quieras o bien se te lleve por delante posiblemente sea una señal de que no conseguirás tus objetivos en cuanto a superar complicaciones se refiere.

En ocasiones puede hacer referencia a un gran cambio que te afectará, sobretodo, a nivel espiritual.

No hay que confundir los sueños relacionados con tormentas con los sueños sobre tornados, ya que su significado puede ser muy diferente.

Recapitulando, para conocer el significado de éste sueño debes tener en cuenta 2 aspectos: la cantidad de agua que cae, y si es o no devastadora.