Fases del sueño

A diferencia de lo que muchas personas creen, cuando vamos a la cama y conseguimos dormir, no es algo instantáneo. Antes de llegar al sueño profundo pasamos por una serie de fases o etapas. Además de eso, todo el sueño es un proceso cíclico. Esto quiere decir que se repite siguiendo un mismo orden.

A continuación os explicaremos de qué fases consta el sueño para ayudaros a conocer un poco mejor lo que sucede una vez nos empezamos a quedar dormidos:

Fase no REM

 

  • Etapa de adormecimiento
    Cómo su nombre indica, es el momento en el que empezamos a quedarnos dormidos. Los músculos se empiezan a relajar, cambia la respiración volviéndose menos violenta e incluso se ralentiza la actividad cerebral. Cada vez que nos despertamos (ya sea culpa de una pesadilla, o por un ruido, o por cualquier motivo) empieza de nuevo esta fase. Es posible que se haya roto el ciclo del sueño a la mitad y se reinicie.
  • Etapa del sueño ligero
    Durante aproximadamente una hora, la actividad del cerebro todavía se vuelve más lenta aunque puede pasar por algunos cambios de actividad (rápido-lento) antes de llegar a la calma necesaria. En esta fase, las pulsaciones bajarán drásticamente.
  • Etapa de transición hacia el sueño profundo
    En ocasiones ni siquiera se considera una fase. Se trata de 2 o 3 minutos que pasan entre el final del sueño ligero y el inicio del sueño profundo.
  • Etapa del sueño delta
    Es aquí cuando realmente descansa el cuerpo. También se la conoce cómo la fase del sueño lento (en concordancia con la velocidad de la actividad del cerebro).

 

Fase REM

También se la conoce cómo la del sueño paradógico. Esta fase es la que nos interesa especialmente, ya que es aquí cuando soñamos. El cerebro vuelve a estar activo (y mucho) a diferencia del cuerpo, que está en un estado máximo de relajación. El nombre de REM significa (Rapid Eye Movements) y recibe este nombre por la velocidad a la que se mueven los ojos (aunque estén cerrados y no se perciba los globos oculares se mueven bajo los párpados a gran velocidad). Una cuarta parte del tiempo que dormimos lo hacemos en la fase REM.

Cada vez que realizamos las cuatro etapas No REM y la fase REM, se dirá que hemos completado un ciclo de sueño. La duración de cada una de las fases es diferente según el momento de la noche en el que nos encontramos. De este modo, a medida que llevamos más rato durmiendo la fase REM se hará más larga.

Algunas patologías cómo la narcolepsia alteran el orden de las fases del sueño empezando por la fase REM (de ahí que se pueden quedar dormidos al instante).