Cómo recordar los sueños

Antes de conseguir interpretar tus sueños con la finalidad de descubrir su significado, deberás aprender a recordarlos una vez hayas despertado. El proceso de recordar lo que se ha soñado no es posible, pero, siguiendo unos sencillos consejos y entrenando un poco, está al alcance de cualquiera.

La inmensa mayoría de la gente, olvida lo que ha soñado durante la noche por importante que pueda ser. Esto se debe a que ya nos levantamos con la cabeza pensando en lo que vamos a hacer a continuación.

Al principio posiblemente recuerdes sólo pequeños fragmentos, y posiblemente de manera incorrecta, pero verás que con el paso del tiempo serás capaz de recordar hasta el más pequeño de los detalles.

Consejos para recordar los sueños:

 

  • Antes de ir a dormir, dedica 5 minutos a relajarte por completo, tanto en cuerpo cómo en mente. Una buena forma de conseguirlo es mediante el control de la respiración. Debes proponerte sentir cada inspiración y expiración. De éste modo, vaciarás tu cabeza de otros asuntos.
  •  

  • El despertador es tu enemigo: al levantarte de golpe por el ruidoso despertador, conseguirás que tu mente empiece a trabajar a una gran velocidad, cosa que perjudicará a tu recuerdo del sueño.
  •  

  • Empieza practicando fines de semana o días que te levantes por ti mismo, sin despertador. Verás cómo notas la diferencia y, sin darte cuenta, estarás construyendo tu propio método para recordar sueños.
  •  

  • Una vez despierto, no te levantes. Quédate en la cama, inmóvil, pensando en lo que has soñado. Puede funcionarte bien dejarte algún tipo de aviso en el que te recuerdes pensar en lo que has soñado, ya que a esas horas tienes bastantes posibilidades de empezar a moverte antes de pensar.
  •  

  • Ten a mano una hoja de papel y un bolígrafo para apuntar todo lo que recuerdes antes de que sea demasiado tarde. Una vez escrito, léelo varias veces y apunta los nuevos recuerdos en forma de “flash” que recibes.
  • Si no te ves capaz de ponerte a escribir a esas horas, una grabadora te puede ser de gran utilidad.
  •  

  • Duerme entre 8 y 10 horas: de ésta forma te garantizas un tiempo para soñar algo. Recuerda que, si no duermes, no sueñas 😉